Inscríbete ahora al CURSO de PERSUASIÓN de RAMÓN NOGUERAS. Puedes cursarlo presencial u online. Ahora a precio reducido.

enGrama Psicología, Terapia Online y formación para psicólogos

Análisis Funcional de la Conducta: qué es y por qué es tan importante

Psicóloga realizando un análisis funcional

La carrera de psicología está repleta de información, alguna valiosa, otra quizá no tanto. Se entremezcla el sinsentido, la perogrullada y las pseudocosas, con otros postulados que sí gozan de sustento, evidencia y rigor.

Una de esas cosas que poco se ve por la carrera, es el Análisis Funcional de la Conducta. Habitualmente, para formarse en ello toca buscar vías alternativas a la oficial, cursos complementarios. Es una pena que así sea, pues esta herramienta es, probablemente, una de las más útiles con las que puede contar un profesional de la psicología.

Pero… ¿En qué consiste exactamente? Si es tan relevante, ¿Por qué no se conoce apenas?

¿Qué es el Análisis Funcional de la Conducta?

En palabras de María Xesús Froxán, docente universitaria y psicóloga clínica, considerada como uno de los máximos exponentes del Análisis Funcional en España, define este concepto como una metodología para estudiar el comportamiento de cualquier organismo y en cualquier contexto, sea experimental o natural. Encuentra sus bases en el Análisis Experimental de la Conducta, ciencia que recoge su evidencia en laboratorio.

Habitualmente, se tiende a confundir la herramienta de la Formulación de Caso, con el Análisis Funcional. Aunque ambas se empleen en ámbitos aplicados de la psicología para tratar de analizar comportamientos, nada tienen que ver.

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify | Youtube

El Análisis Funcional nos permite evaluar la conducta, entender por qué nos comportamos como nos comportamos, qué hay detrás de cada conducta que emitimos, pues es crucial que entendamos eso, que lo que hacemos cada día no es por azar, sino que está sujeto a una serie de leyes, a una historia de aprendizajes y experiencias.

Rebeca Pardo, docente del curso de Análisis Funcional de la Conducta y psicóloga clínica con más de 12 años de experiencia, comprende esta herramienta como el método que empleamos para analizar el comportamiento humano, basado en principios de aprendizaje. Lo entiende como una manera de organizar la información y analizarla en base a las relaciones que se dan entre eventos.

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify | Youtube

El Análisis de la Conducta se yergue sobre 3 patas:

FILOSOFÍA: las premisas conductistas Skinnerianas son las bases sobre las que se asienta el Análisis de la Conducta. Básicamente, podemos hablar de los principios de:

  • Determinismo: la realidad está sujeta a unas leyes que implican que no existe el libre albedrío y que la conducta puede predecirse si se controlan todas las variables.
  • Monismo: la realidad se compone de una única sustancia. Esta idea se contrapone a otras como el dualismo, a partir de la cual se erigen la mayoría de concepciones sobre el ser humano que rigen en la actualidad.

MATERIALISMO: la única sustancia que existe es la materia.

  • Ciencia: hablamos del Análisis Experimental de la Conducta, el cual se sustenta sobre los axiomas filosóficos previamente enumerados, y abarca una serie de métodos y procedimientos cuya finalidad es la de experimentar en contextos controlados de laboratorio y enarbolar teorías que puedan convertirse en ley, empleándose así como evidencia sobre la que basarse y aplicar.
  • Tecnología: del Análisis Experimental de la Conducta se extraen una serie de conocimientos que sirven para ser aplicados y efectuar análisis y cambios en el comportamiento de los individuos. Las herramientas tecnológicas se dan en contextos como la terapia psicológica. Es decir, se aplica el conocimiento recogido por la ciencia.

Elementos del Análisis Funcional de la Conducta

Principalmente, podemos reconocer los siguientes componentes dentro de lo que sería un Análisis Funcional:

  • VARIABLES DISPOSICIONALES: factores del entorno o del organismo que facilitan o entorpecen la posibilidad de que se dé determinada conducta, debido a que modifican el valor de los elementos de una secuencia. Muchas veces, estas variables son desdeñadas, desatendidas como si de algo muy secundario se tratase, y ni mucho menos, pues a fin de cuentas son lo que marcará la diferencia en el análisis que se realice.
  • ANTECEDENTES: eventos o conjunto estimular que precede a la conducta problema.
  • CONSECUENTES: eventos o conjunto estimular que sigue a la conducta problema.

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify | Youtube

¿Por qué no se conoce el Análisis Funcional de la Conducta?

María Xesús Froxán recoge en su libro Análisis Funcional de la Conducta Humana: Concepto, metodología y aplicaciones, lo siguiente:

El Análisis Funcional de la Conducta ha pasado de ser considerado la piedra angular de la intervención psicológica a una situación de olvido y abandono prácticamente generalizada en el ámbito clínico. En la actualidad, cualquier relación cronológica de una serie de eventos descritos con cierta claridad y potencialmente relacionados entre sí es denominada “Análisis Funcional”. La palabra “funcional” se ha desvirtuado de tal manera que las relaciones entre estímulo – respuesta (E – R) no se expresan en términos de procesos de aprendizaje, sino que representan meras relaciones descriptivas y razonadas que un hablante establece verbalmente.

Y es que esto es muy frecuente, se denomina Análisis Funcional a cosas que no lo son, por sistemáticas que sean o por semejanzas que compartan con esta herramienta. Constantemente sucede que profesionales y más profesionales salen de las facultades de psicología enarbolando la bandera de la ciencia, como si de un dogma se tratase, y esgrimiendo conceptos científicos y rigurosos, pero sin tener ni pajolera idea de qué implica que algo sea ciencia y cómo distinguir correctamente entre unos u otros términos.

Esto es peligroso, pues si se vende como ciencia, como algo riguroso, metódico y sistemático, cosas que no lo son, puede haber personas que terminen por defenestrar a la psicología y darle totalmente la espalda. Es decir, si alguien, por ejemplo, está buscando terapia psicológica, y sus experiencias previas son con chamanes, pseudoterapeutas o gurús, abrazarán en un primer momento la ciencia como merece, como la vía más honesta para alcanzar buenos resultados y lograr cambios en sus vidas.

Pero claro, si cuando prueban con profesionales que dicen trabajar desde el rigor y la evidencia, se topan con más de lo mismo, con experiencias crudas, nefastas y turbias, que no se diferencian en demasía de lo que puede decir cualquier persona por sentido común; se resignarán y pasarán a ser otra persona más del conjunto que no cree en la psicología, como si la psicología fuese de creencias o requiriese de fe, como si las leyes naturales que rigen la conducta sólo obraran si crees en ellas.

Para aprender a dirimir entre ciencia y pseudociencia, para saber exhaustivamente por qué la psicología es y debe ser una ciencia, es crucial que se tenga formación en Filosofía de la Ciencia y la Psicología, pues las ciencias, no son ciencias de la nada, sino que se asientan sobre una serie de axiomas filosóficos que permiten la construcción del conocimiento y las posterior aplicación del mismo bajo diferentes tecnologías como lo es la psicoterapia.

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify | Youtube

El Análisis Funcional de la Conducta prácticamente no se imparte dentro del seno de las facultades. Si pretendemos encontrar un motivo claro, podemos perdernos a lo largo de mil y una vicisitudes. No obstante, lo que sí es tácito es que todo lo que está directamente vinculado con el conductismo en España, desde la revolución cognitiva y los aportes de Noam Chomsky, parece estar relegado a un segundo plano, a un espacio marginal, al entenderse que es algo ya superado, aunque esto, por más que se repita y se repita, no se convierte en verdad, no deja de ser un mito.

Análisis Funcional vs Etiquetas Diagnósticas

Cuando hablamos de problemas psicológicos, lo usual es referir etiquetas diagnósticas como se suele hacer en medicina. Sin embargo, las etiquetas diagnósticas, aunque útiles para la síntesis y comunicación entre profesionales, tienden a caer en tautologías y explicaciones circulares del tipo:

Tiene depresión porque está triste y no se levanta de la cama, ni sale de casa.

Está triste, no sale de casa y no se levanta de la cama porque tiene depresión.

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify | Youtube

Las etiquetas diagnósticas pueden ayudarnos si lo que queremos es describir, pero a la hora de explicar comportamientos se quedan muy limitadas, ya que no van a la función de la conducta, sino que se quedan en la morfología, en la forma, en la apariencia, en lo que sería la superficie de la conducta, aquello que puede verse.

Dos conductas aparentemente idénticas pueden estar dándose por razones muy divergentes. Si las analizamos y etiquetamos en base a su forma, caeremos en equívocos. De ahí que sea importante individualizar y analizar cada conducta por sí misma.

Si quieres saber más…

Todo lo que concierne a enGrama está salpicado por la metodología del Análisis Funcional de la Conducta. Así, es que contamos con un amplio catálogo de formaciones en psicología científica, donde aprender en profundidad con los mejores docentes sobre estos temas.

Además, si lo que buscas es ayuda psicológica y estás harto/a de terapias con pseudocosas o procedimientos que no distan demasiado del burdo sentido común, no dudes en contactarnos para iniciar un proceso terapéutico a través de nuestro servicio de terapia online psicológica. Ejercemos desde el rigor científico y siempre procurando que la consulta sea un espacio seguro donde quien acuda se sienta como en casa.

También, por último, te animamos a suscribirte gratuitamente a nuestra revista digital, donde podrás tener acceso a artículos semanales en exclusiva sobre psicología científica.

Artículos recomendados

Picture of Marcos de Andrés Ortega

Marcos de Andrés Ortega

Dedicado a la coordinación del proyecto de enGrama, a la creación de contenido divulgativo y formativo, y a todos aquellos aspectos que impliquen atención al cliente, comunicación y redes sociales.Estudié trabajo social y psicología, para acabar por especializarme en el enfoque del análisis funcional de la conducta, el cual se ha convertido en un prisma desde el que concebir mi realidad. Más sobre Marcos de Andrés
¿Nos puntúas con 5 estrellas?
(Votos: 8 Media: 5)

2 comentarios

  1. Tema muy denso y en el que caben muchos matices. La capacidad de entender, controlar y predecir el comportamiento es algo que nos sirve en cualquier ámbito de nuestras vidas. Pero hacerlo con rigor y la mayor objetividad posible no es fácil. El análisis funcional de la conducta nos puede ayudar y mucho. No se limita al ámbito clínico y, empleado de la manera correcta, puede ser nuestra mejor herramienta para mejorar muchos aspectos de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pedir cita

Pide cita con una de nuestras profesionales:
Información de contacto
Reserva tu cita
Y por último...