Inscríbete ahora al CURSO de PERSUASIÓN de RAMÓN NOGUERAS. Puedes cursarlo presencial u online. Ahora a precio reducido.

enGrama Psicología, Terapia Online y formación para psicólogos

Chomsky vs Skinner: la disputa que cambió el rumbo de la psicología

Siluetas del linguista Noam Chomsky y el psicólogo Burrus Frederic Skinner

La historia del eterno debate que, por no terminar de efectuarse en su día, quizá cambió el rumbo de la psicología…

Noam Chomsky, lingüista, filósofo, politólogo, activista oriundo de Estados Unidos, autor de diversidad de obras, docente universitario y considerado por muchos como uno de los grandes pensadores de las últimas décadas.

Noam Chomsky
Fotografía de Noam Chomsky

Noam, nació el 7 de diciembre de 1928 en Filadelfia (Estados Unidos). Hijo de un doctor y una maestra de hebreo, ambos inmigrantes judeo-ucranianos llegados a Estados Unidos. Estudió filosofía, lingüistica y matemáticas en la Universidad de Pensilvania y culminó su doctorado en la Universidad de Harvard. En tal tesis doctoral, ya comienza a desarrollar algunas de sus fundamentales ideas en lingüística, campo que acabó por revolucionar, ganándose así acérrimos adeptos, a la par que incisivos detractores.

Entre sus contribuciones a la lingüistica, cabe reseñar que postuló la existencia de una especie de dispositivo cerebral innato que permitía aprender el lenguaje de forma casi instintiva. Toda esta elucubración rompía con lo establecido por autores de la psicología como Skinner y compañía, donde se presentaba el lenguaje como una adquisición más fruto de la interacción del organismo con el medio, como otro aprendizaje dado por condicionamientos y asociaciones.

En 1957, Burrhus Frederic Skinner publicó Verbal Behavior. Un año más tarde, en 1958, recibió un artículo de revisión de 55 páginas procedente de alguien para él desconocido, un tal Noam Chomsky. Skinner leyó las 6 primeras páginas y decidió no continuar, pues consideró que Noam no había entendido nada de lo que éste plasmaba en su libro.

Burrus Fredric Skinner
Fotografía de B. F. Skinner

En 1959, de nuevo, recibió una reimpresión de la crítica, esta vez formulada en una revista. Tampoco la leyó.

Al poco tiempo, la figura de Noam Chomsky irrumpe, comienza a ganar popularidad y su corriente estructuralista se adentra por mil y un cauces.

En palabras de Skinner:

Los lingüistas tienen ese gran poder de hacer ver que cualquier cosa que hacen es terriblemente más importante de lo que realmente es.

Noam, dentro de la psicología, en el seno de las facultades, acostumbra a ser presentado como esa gran figura de las ciencias cognitivas que derrocó a Skinner, refutó con éxito los postulados de Burrhus acerca de la conducta verbal, que puso en tela de juicio y, para muchos, esgrimió la estocada final a la filosofía conductista.

Pero… ¿Es esto cierto? ¿Realmente la crítica que irguió Noam era válida y tenía fundamento?

¿Por qué Skinner no contestó a Chomsky?

Skinner no contestó en ningún momento de su vida a Chomsky, por lo que muchos infirieron que admitía la derrota, que el que calla otorga.

La obra de Noam acabó por arrollar a la de Skinner en lo que respecta a fama y trascendencia, independientemente de si era correcta o no, de si estaba fundada o no.

Skinner arguyó que no leyó la revisión prácticamente por puro aburrimiento, puesto que formarse en determinadas parcelas de lingüística necesarias para contestar de una forma sólida, era algo que para él suponía gran tedio. Y sin adentrarse en ello, no quería aventurarse a responder a alguien que ni si quiera conocía.

El estructuralismo de Chomsky, tal y como verbalizó Skinner en la conferencia de Nueva York de 1971, trata de estudiar la conducta verbal en términos de forma o topografía, en términos de estructura, sin apelar a causas antecedentes, sin atender a la historia del individuo y la función particular de la conducta emitida.

Redundando, Skinner no contestó a Chomsky, pero este segundo sí fue rebatido por varios autores, entre los que destaca Kenneth MacCorquodale, desmontando página por página lo esbozado por Noam.

MacCorquodale tildó de desagradable el comportamiento de Chomsky hacia Skinner en lo que respecta a las críticas. Además, como otros tantos otros, consideró que, el que el célebre conductista nunca respondiese, fue asumido por el conjunto académico como el triunfo de la teoría del lingüista.

El hecho de que nunca se haya hecho una réplica sistemática a la crítica (aunque hayan aparecido réplicas parciales en Wiest, 1967, y Katahn y Koplin, 1968) ha llegado a ser la base de una conclusión, aparentemente muy difundida, de que, de hecho, es incontestable y que, por tanto, sus críticas son esencialmente válidas, convicción que Chomsky comparte.

Noam Chomsky vs B. F. Skinner
Ilustración de los dos científicos en plena discusión.

¿Chomsky derrocó al Conductismo?

El asunto se fue de las manos, trascendió el marco de la lingüística y se empezaron a enarbolar argumentos que esgrimían que Skinner era defensor de una especie de tabula rasa, de algo así como una página en blanco, analogía que sostiene que nacemos siendo nada y todo lo que somos es por pura interacción con el ambiente. Así, el conductista era considerado como el sucesor de filósofos empiristas como John Locke, y que, por el contrario, Chomsky era el descendiente intelectual de racionalistas como René Descartes.

Con el tiempo, todo se fue enmarañando y tergiversando aún más, hasta el punto de que, como comentaba antes, en muchas de las facultades de psicología o lingüística, se haya legado la perspectiva estructuralista como la verdaderamente adecuada. Toda esa visión del lenguaje como algo innato ha terminado por prodigarse como verdad, en detrimento de lo promulgado por otros como Skinner, cuyas ideas se han arrinconado y hacinado en los márgenes de los manuales de sendas carreras universitarias.

Chomsky, en una entrevista por escrito para enGrama, respondía lo siguiente:

¿Qué opinión te merece que tus críticas hacia Skinner y la Conducta Verbal hayan sido tildadas de infundadas o vacías?

Revisé las propuestas específicas de Skinner en detalle. Los lectores pueden determinar por sí mismos si mis críticas son infundadas o vacías.

¿Cómo era realmente tu relación con Skinner? ¿Qué piensas de él?

Teníamos relaciones cordiales, pero no cercanas. No lo conocí suficiente como para tener una opinión firme.

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify | Youtube

Más adelante, en otra entrevista realizada por videollamada para el proyecto de enGrama, Noam Chomsky verbalizaba la siguiente información:

¿Crees que siguen vigentes tus críticas con respecto a la filosofía conductista actual? ¿Qué opinión te merece a día de hoy la vertiente Skinneriana? ¿Cambiarías o matizarías algo de la crítica que hiciste en su día a la obra de Skinner?

Sí, se ha aprendido mucho desde que escribí mi reseña crítica hace 60 años. En ese momento asumí que los métodos de Skinner se aplicarían a la conducta de otros animales. Claramente, no tiene nada que decir sobre la conducta o el lenguaje humano.

Desde entonces, se ha realizado algún trabajo por ex-alumnos de Skinner que muestran que realmente tampoco se aplica a animales.

Me refiero a que los métodos dicen que el Condicionamiento Operante puede modificar ligeramente el comportamiento, pero se ha demostrado que lo que en realidad está haciendo es modificar ligeramente los patrones instintivos, así que puedes coger a una paloma y que picotee una pelota de ping pong, y parecer que está jugando ping pong porque las palomas picotean, por lo que modifican su comportamiento ligeramente para satisfacer al experimentador, pero esencialmente no está sucediendo nada.

A estas alturas, se ha cuestionado incluso si existe el condicionamiento. Hay una gran obra que lo cuestiona. Así que mi retoque sobre lo que dije y critiqué en su día, sería que estaba aceptando demasiado de su trabajo, pues realmente no aplica ni al comportamiento de los animales.

Fíjate que todo el movimiento conductista, incluido Skinner, se desvía muy agudamente de las ciencias. Las ciencias están interesadas en cuáles son los procesos internos y entidades invisibles que conducen a los fenómenos observados.

Hay un famoso comentario de un físico laureado con el premio Nobel que define la ciencia como la búsqueda de los invisibles simples que dan cuenta de los visibles complejos. Bueno, el conductismo dice “no busquemos a los invisibles simples, sólo miremos lo visible complejo”. Esto es una desviación radical de la ciencia y ha sido autodestructivo. Muy poco ha salido de eso, excepto algunas cosas aplicadas. No puedes apartarte de la racionalidad básica y esperar liderar los resultados reales.

Críticas a la teoría de Noam Chomsky

Aparte de los ya mencionados autores, como Kenneth MacCorquodale, no fueron pocos los académicos que se sumaron a tratar de desmontar lo presentado por Chomsky.

Autores como Ramón Bayés, psicólogo conductista español, ante las reiteradas críticas de Chomsky hacia Skinner, durante la década de los ’80, en escritos como ¿Chomsky o Skinner? La génesis del lenguaje, aseveraban argumentos taxativos:

En nuestra opinión, los juicios bruscos, teñidos de emotividad, de Chomsky, se encuentran bastante alejados del modelo de crítica científica, respetuosa hacia los autores pero implacable con los errores que propugnaba, hace ya años, Claude Bernard (1865).

Es posible, como señala Hierro (1976), que tal actitud obedezca a una reacción intensa contra el ambiente intelectual que Chomsky encontró en Harvard, enormemente influido por la obra de Skinner, cuando fue a estudiar a dicha Universidad; en todo caso, consideramos que la misma no beneficia ni al propio Chomsky, ni a la causa que pretende defender, ni al quehacer científico.

Skinner es vulnerable – ¿quién no lo es? – pero, a mi juicio, no por la mayoría de los dardos que hasta el presente le ha dirigido Chomsky.

Santiago Benjumea, avezado insigne en Psicología del Aprendizaje y docente del curso de Experto en Análisis Funcional de la Conducta, en 2020, siguiendo la línea de predecesores como Bayés, sostenía lo siguiente:

Chomsky se equivoca en el sentido de que no entiende a Skinner. Gran parte de las críticas son banales y de una mala educación tremenda. Le llama travesti en un momento determinado a Skinner. Tiene una frase apoteósica que dice, más o menos: “Hasta donde sabemos, el lenguaje depende de factores desconocidos de tipo biológico, cerebral, genético, etc.”.

Oiga, ¿a qué esta apelando, a mi fe? Puede usted decir que no sabemos suficiente y que yo mantengo la hipótesis de que esto es una cuestión innata, pero “factores desconocidos” demuestra muy poco rigor intelectual.

La crítica de Chomsky a Skinner está mal encarada. No entiende a Skinner. ¿Qué paso? Que Skinner decide extinguirle la conducta porque en ese momento Chomsky estaba empezando y no era un tío super conocido, y Skinner sí lo era. Skinner decide no responder porque si no le va a dar cancha y reforzar. Yo creo que se equivocó

Skinner cuenta después en la BBC, que en un viaje que hizo a Inglaterra estaba Chomsky haciendo unos cursos. Entonces, la BBC le propuso un debate público. Ambos aceptaron, pero Skinner puso condiciones. La primera condición que puso es que hablaran el mismo tiempo los dos porque él decía, de broma, que Chomsky hablaba mucho.

Él propuso hacerlo como un torneo de ajedrez. De esta forma, Skinner sostenía que Chomsky agotaría su tiempo rápido y así se quedaría él para el final. Lo cierto es que Chomsky no aceptó ese debate.

Algunos otros detractores a la teoría de Noam Chomsky surgieron de otras vertientes lingüisticas y no estaban ligados a lo pronunciado por el Conductismo. Uno de ellos, por ejemplo, fue Daniel Everett, un misionero que, tras embarcarse en un viaje a la tribu amazónica Pirahã, quedó completamente fascinado y embaucado por los misterios y peculiaridades allí descubiertos. Según sus premisas, lo evidenciado en tal tribu ponía en jaque lo formulado acerca de la recursividad por Noam Chomsky.

Daniel Everett tambaleó la academia y el imperio de Noam, o así algunos lo percibieron. Sin embargo, otros muchos fueron los que ignoraron, creyeron irrisorio o menospreciaron su trabajo. El propio Chomsky así lo consideraba:

Daniel Everett se hizo famoso por una contribución llamada: malinterpretar todas las fuentes que usó. Argumentó que el idioma que estaba estudiando, el Pirahã, violaba la recursividad.

En primer lugar, no entiende la recursividad, pero estaba malinterpretando el hecho de que la recursividad es una propiedad de la facultad del lenguaje. Si un idioma tiene 10 oraciones, no importa. Es una propiedad de la facultad del lenguaje. La tribu que estaba estudiando tiene la misma facultad lingüística que todos nosotros.

Pueden aprender portugués perfectamente bien, así que sea lo que sea que estaba estudiando, no tiene nada que ver con el estudio del lenguaje. Podría ser alguna peculiaridad del idioma que estaba estudiando. Sería como encontrar una tribu de personas que usan parches negros sobre un ojo. No te dice nada sobre la teoría de la visión binocular. Por lo tanto, las contribuciones de Everett son básicamente ninguna.

¿Por qué Skinner no contestó a Chomsky?

Como comentábamos antes, autores como Santiago Benjumea, sostenían que Skinner no contestó a Chomsky por tratar de extinguir su conducta, de no reforzar ese comportamiento de crítica y réplica en alguien que, por esos momentos, ni si quiera conocía.

En este mismo concordaban otros como Rubén Ardila, intelectual colombiano que tuvo la oportunidad de compartir diversos momentos de su vida con Skinner.

Un joven Ardila se enteró de que la renombrada eminencia, Burrhus Frederic Skinner, padecía un cáncer terminal (lo cual resultó ser falso), por lo que, en su urgencia de conocerlo, actuó con premura y pidió concertar una cita. Estuvo en su oficina de Harvard donde, según el psicólogo colombiano, Skinner fue extremadamente amable.

Entre otras cosas, fue Rubén el que tradujo al español la obra Verbal Behavior y se encargó de que otras tantas también fueran traducidas. De esa manera, al conocer bien el controvertido escrito relacionado con la conducta verbal, Ardila afirmaba lo siguiente:

Conducta Verbal es un libro que contiene aportaciones fundamentales, una teoría tremendamente importante. A fin de cuentas, la conducta humana más importante es el lenguaje. Fue un libro que se adelantó a su tiempo, y que lamentablemente tuvo una limitación bastante importante con la reseña que escribió Noam Chomsky sobre ese libro.

Yo no quiero faltarle al respeto a una figura tan importante en el campo de la lingüística como Chomsky, a quien obviamente he leído con mucho cuidado (…). Yo tengo la idea, y eso me parece que no descalifica a Chomsky, que éste no entendió Verbal Behavior, supongo que lo leyó… Chomsky era una persona relativamente joven cuando escribió esa reseña, que estaba comenzando una carrera brillante, y Skinner era un figurón de altísimos quilates que estaba metiéndose en un campo que Chomsky consideraba que debía tratarse desde otras perspectivas como la psicolingüística, y no desde la perspectiva del comportamiento.

Entonces, esa reseña tan frontal y tan dura de Chomsky, trancó el desarrollo del libro Verbal Behavior. Skinner decía, y me lo dijo a mí también, que esa era su principal obra, que era su aporte más relevante al conocimiento de la conducta humana. Y era un libro que curiosamente no se había traducido.

En los últimos años ha habido un revivir de Conducta Verbal en países como España, México, Chile y Colombia. Hay un gran interés.

Yo comenté en varias ocasiones con Skinner acerca de Conducta Verbal. El hecho de que Chomsky no hubiera entendido el libro, fue algo que a Skinner en principio le molestó. Chomsky hablaba de la reducción de impulsos.

La reducción de impulsos no está en Conducta Verbal, ni está en la psicología de Skinner, sino que está en la psicología de Hull. Chomsky tal vez tenía en la mente ese tipo de ideas que no eran correctas en todos los casos. A Skinner le molestó mucho eso y decidió que lo que había que hacer era extinguir esa conducta, no contestar nada, porque contestar era entrar en una polémica con alguien que realmente estaba en un campo diferente y tal vez no había entendido muy bien las cosas. Pero el hecho de no contestar realmente sí perjudicó mucho al libro.

Algo personal… Cuando se publicó Más allá de la libertad y la dignidad, Skinner me dijo que a Chomsky no le gustaba nada de lo que él escribía. Como a Chomsky no le gustaba nada, le dieron en revistas de la época el libro para que lo evaluara. Skinner esperaba que el análisis fuera terrible, pero no fue tan malo, aunque es un libro con muchas ideas controversiales.

El fin del debate

Por desgracia, Skinner falleció el 18 de agosto de 1990, dando esto lugar a que el debate con Chomsky ya jamás pudiera tener sede o espacio.

Sin embargo, en 2023, Charles Catania, discípulo aventajado de Skinner, protagonizó una saga de conversaciones con Noam Chomsky, la cual concluyó de forma amable con este último profiriendo que, quizá, sí, Skinner y él simplemente hablaban de cosas distintas, pero compatibles.

Las saga de conversaciones constó de 4 partes realizadas por videollamada en el canal de enGrama. Durante las primeras, la tónica que podía observarse era la de un Chomsky serio y tajante, donde concluía cosas como:

En los años 50, en Cambridge, donde estaba, Skinner era la ortodoxia, todo el mundo se postraba a sus pies.

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify | Youtube

En completa contraposición, podíamos ver a un Charles Catania que parecía estar tratando de moldear la conducta de Chomsky. Con un tono sosegado y diligente, más que ser participante de un debate, parecía un alumno nervioso e ilusionado que quería simplemente entrevistar al gran Noam.

Todo esto fue diana de críticas entre la audiencia que contempló la conversación, e incluso entre los propios colegas de Catania a los que éste compartió el material. Sin embargo, el propio Charles confesó que era parte de su estrategia, que él era consciente de cómo debía dirigirse en una conversación de esta índole con Noam Chomsky.

Podemos decir que su modo de proceder fue, cuanto menos, exitoso, pues logró que Noam fuera cada vez soltándose más y mostrándose con una actitud mucho más distendida y amistosa. Era evidente cómo el rostro hierático y suspicaz de Noam de las primeras conversaciones, pasados unos meses, empezaba a esbozar alguna que otra risa y carcajada. El contenido de las conversaciones también se relajaba, dando mucha más cabida a anécdotas y desahogos alejados del tecnicismo.

Lamentablemente, la quinta parte que iba a realizarse a modo de cierre del debate, no pudo concretarse debido a complicaciones de salud de Noam Chomsky. Pese a eso, ya en la cuarta parte pudimos ver que Noam asumía que quizá sí había algunas cuestiones interesantes en los postulados derivados del Conductismo Skinneriano, y que a lo mejor lo que ambos promulgaban era distinto, pero compatible.

Si quieres profundizar más…

En nuestro proyecto contamos con amplio catálogo de formaciones en psicología científica, especialmente, en psicología conductual. Si te apetece profundizar en algunas de las cuestiones abordadas en este artículo, u otras que podrán darte una mayor apertura de miras sobre las leyes que dominan la conducta humana y los porqués de que nos comportemos como lo hacemos, no dudes en echar un vistazo a todo lo que ofrecemos:

Además, si lo que estás buscando es más terapia que formación, si lo que quieres es poner fin a algún problema psicológico que estés atravesando, o si meramente lo que buscas es comprender mejor tu propia conducta; puedes consultar nuestro servicio de terapia online psicológica. Ejercemos desde el rigor científico y siempre procurando que la consulta sea un espacio seguro donde quien acuda se sienta como en casa.

También, por último, te animamos a suscribirte gratuitamente a nuestra revista digital, donde podrás tener acceso a artículos semanales en exclusiva sobre psicología científica.

Artículos recomendados

Picture of Marcos de Andrés Ortega

Marcos de Andrés Ortega

Dedicado a la coordinación del proyecto de enGrama, a la creación de contenido divulgativo y formativo, y a todos aquellos aspectos que impliquen atención al cliente, comunicación y redes sociales.Estudié trabajo social y psicología, para acabar por especializarme en el enfoque del análisis funcional de la conducta, el cual se ha convertido en un prisma desde el que concebir mi realidad. Más sobre Marcos de Andrés
¿Nos puntúas con 5 estrellas?
(Votos: 8 Media: 5)

2 comentarios

  1. Todavía tengo pendientes algunos videos, pero sin duda es interesante ver la evolución de los pensamientos y entender qué hay detrás de los desacuerdos y diferentes puntos de vista. Da mucho que pensar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pedir cita

Pide cita con una de nuestras profesionales:
Información de contacto
Reserva tu cita
Y por último...