Inscríbete ahora al CURSO de PERSUASIÓN de RAMÓN NOGUERAS. Puedes cursarlo presencial u online. Ahora a precio reducido.

enGrama Psicología, Terapia Online y formación para psicólogos

Ghosting: qué es y por qué se produce

Ghosting en redes sociales

Vivimos en una era donde prolifera y prolifera la sobreetiquetación del comportamiento, como es el caso del ghosting. Tratamos de controlar todo ápice de realidad y reducir la incertidumbre que nos rodea.

Por otro lado, también es una era donde se ha puesto muy de moda hablar de responsabilidad afectiva en lo que respecta, principalmente, al amor.

Y una de estas nuevas etiquetas que hemos ido acuñando, va, paradójicamente, muy en la línea opuesta a la responsabilidad afectiva. Como dejábamos caer, hablamos del ghosting, un fenómeno incipiente entre las relaciones de hoy en día. Y no, este fenómeno no sólo se da en Tinder.

¿Qué es el ghosting?

Popularmente, se denomina ghosting a una serie de comportamientos que van en la línea de dejar de hablar, de forma abrupta y sin motivo aparente, con una persona a la que se está conociendo en un sentido afectivo, o con la que ya se tiene algún tipo de relación.

Parece que todo va bien, que la cosa fluye, pero… de buenas a primeras, la persona desaparece sin prácticamente dejar ni rastro.

El ghosting y la responsabilidad afectiva

Se habla mucho de responsabilidad afectiva, de la necesidad de mejorar estos aspectos en nuestra sociedad. Esto, a priori, es una buena señal, ya que puede repercutir en que las relaciones amorosas sigan tendencias o dinámicas menos conflictivas o dañinas.

Sin embargo, lamentablemente, en la era donde más se habla de responsabilidad afectiva, es cuando más parece extenderse la práctica de ghosting.

Se clama por ser responsable, brindar cuidados, mantener una comunicación efectiva… pero por otro lado se consumen cuerpos y relaciones sin escrúpulo alguno, como si nos encontráramos escogiendo productos en el mercado.

Los motivos detrás del ghosting

Las razones pueden ser múltiples y muy diversas, siempre dependientes de la historia de vida particular de cada individuo. Por ese motivo, es importante no juzgar conductas por su mera apariencia y analizar la posible función subyacente, como se aboga desde el enfoque del Análisis Funcional de la Conducta.

No obstante, aunque no debamos caer en generalizaciones vacías y debamos entender que las personas son según el contexto, pudiendo comportarse de manera muy distinta dependiendo de las circunstancias; sí hay una serie de patrones comportamentales que parecen repetirse en las personas que realizan ghosting.

Se trata, mayormente, de personas que han aprendido a vivir evitando ante múltiples contingencias, sobre todo cuando aparece el conflicto. Así, en vez de comunicar de manera asertiva o poner límites, prefieren eludir el malestar que les genera el disenso o la confrontación. El que esto suceda provendrá de diferentes orígenes, pero básicamente está ligado a historias de vida donde se han reforzado muy poco, o incluso se han castigado sistemáticamente, los intentos comunicativos o esbozos de asertividad. Hemos de recordar siempre que si una conducta se mantiene en el presente, más allá de las causas que tenga, es porque sigue siendo reforzada. Esto lo podemos extrapolar también a aquellas conductas que no se dan.

La persona prefiere desaparecer, aunque esto implique propiciar un fuerte daño en el otro, antes que exponerse a la incomodidad o el malestar que le supone comunicarse o establecer límites.

Visto desde fuera, es normal inferir que las personas que hacen ghosting están muy faltas de empatía. Y sí, es lógico pensarlo, tiene su sentido, pero que no se nos olvide que la empatía es algo que también se aprende y se va construyendo a lo largo de los años. La empatía aglomera una serie de conductas caracterizadas por la comprensión o el entendimiento de la otra persona, pero el que se empatice o no estará sujeto, como siempre, a los aprendizajes particulares. De esta manera, veremos que la empatía es completamente dependiente de la situación, y la persona más empática ante ciertas tesituras, puede ser la más fría ante otras.

Amigos teniendo responsabilidad afectiva
Una buena comunicación: lo contrario al ghosting.

Consecuencias de sufrir ghosting

Cuando hablamos de problemas comportamentales, no debemos asemejarlo a lo médico, pues no se trata de enfermedades que sigan un protocolo super concreto, que muestren unos síntomas determinados o que se solventen mediante una cura explícita.

Aunque así sea, sí es habitual observar que el ghosting provoca:

  • Pensamientos rumiativos en bucle.
  • Confusión, obsesión y necesidad de respuestas.
  • Miedos e inseguridades en relaciones futuras.
  • Ansiedad.
  • Merma de la autoestima y pérdida de confianza.
  • Aislamiento.
  • Dificultad para concentrarse en otras cosas.

Me han hecho ghosting… ¿Cómo lo supero?

En primer lugar, si el problema se torna muy limitante, es importante plantearse la opción de acudir a terapia psicológica. Si esto no fuera posible o, por lo que sea, se quiere afrontar la situación sin ayuda, ha de quedar claro que cada caso es único y que si alguien te vende su receta como panacea o solución mágica, te está estafando o brindando autoayuda barata.

Pero, por otro lado, sí hay algunas claves que podemos adoptar en nuestro pensamiento para poder hacer frente mejor al problema y salir de bucles de rumia que no nos llevan a ningún lugar.

Lo hecho dice más de la otra persona que de nosotros

Habla sobre todo de su nula capacidad de gestión de emociones, su escasa responsabilidad a la hora de relacionarse y sus limitaciones para comunicar asertivamente. Una relación puede acabar, pero si acaba de tal modo es porque la otra parte tiene muchos aspectos que trabajar.

Rumiar y rumiar no soluciona ya nada

Una cosa es dar vueltas a un asunto para hacer reflexión o tratar de encontrar alguna respuesta, pero otra cosa muy distinta es pasar a la rumia y caer en bucles obsesivos de pensamiento que tratan de controlar lo incontrolable.

Ponerte una coraza no te va a proteger

Es normal que, ante estas experiencias, se reaccione de manera que en futuras relaciones la persona víctima del ghosting vaya con pies de plomo o no se permita mostrarse vulnerable y abrirse plenamente a conocer a la otra persona, por precaución, por miedo a volver a ser herido. Rehuir los vínculos sólo agravará el problema.

Si necesitas ayuda…

Si te han hecho ghosting y estás atravesando un fuerte malestar, o si eres tú quien suele comportarse mediante este tipo de prácticas y quieres aprender a relacionarte de una manera más sana y fructífera, puedes consultar nuestro servicio de terapia online psicológica. Ejercemos desde el rigor científico y siempre procurando que la consulta sea un espacio seguro donde quien acuda se sienta como en casa.

Por otro lado, si lo que te apetece es ahondar más en cuestiones abordadas en este artículo o similares, como el de autoestima, rumia, función o análisis funcional de la conducta, puedes echar un vistazo a nuestro catálogo de cursos.

Artículos recomendados

Picture of Marcos de Andrés Ortega

Marcos de Andrés Ortega

Dedicado a la coordinación del proyecto de enGrama, a la creación de contenido divulgativo y formativo, y a todos aquellos aspectos que impliquen atención al cliente, comunicación y redes sociales.Estudié trabajo social y psicología, para acabar por especializarme en el enfoque del análisis funcional de la conducta, el cual se ha convertido en un prisma desde el que concebir mi realidad. Más sobre Marcos de Andrés
¿Nos puntúas con 5 estrellas?
(Votos: 8 Media: 5)

2 comentarios

  1. Muy importante el tema de las etiquetas y cómo nos condicionan. También es importante recordad que nadie nos debe nada y que no le debemos nada a nadie. Pero que nuestros actos (y los de los demás) tienen consecuencias. Cada persona tiene unas habilidades y herramientas para navegar este mundo y debemos tener claro, qué queremos y qué cosas nos importan y valoramos para tomar las decisiones más acordes a ellos pensamientos y emociones que tenemos, reduciendo así el malestar y buscando el bienestar y la autonomía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pedir cita

Pide cita con una de nuestras profesionales:
Información de contacto
Reserva tu cita
Y por último...