enGrama Psicología, Terapia Online y formación para psicólogos

Mitos de la depresión

Chica en su habitación con depresión.

Existen muchos mitos sobre la psicología y, por supuesto, no iba a ser menos, existen muchos mitos relacionados con los diferentes problemas psicológicos. Este es el caso de la depresión.

Se han extendido muchísimas ideas erróneas que llevan a que malentendamos lo que esta condición implica. Para empezar, ¿Se trata de una enfermedad? ¿Cómo se trata eficazmente en terapia psicológica? ¿Se debe a un desequilibrio químico en nuestro cerebro?

¿Qué es la depresión?

Primero, aclaremos lo que la depresión NO es:

  • No es una enfermedad en el sentido convencional.
  • No está causada por un simple desequilibrio químico en el cerebro.
  • No es solamente “estar muy triste”.
  • No es algo de débiles o “flojeras”.

Ahora, hablemos de lo que la depresión SÍ es:

  • Es un problema psicológico serio que afecta a miles de personas.
  • Surge de una multitud de factores: el contexto en el que vivimos, el salario, las condiciones de vida, la escasez de vivienda y el estrés del siglo XXI.
  • Se puede tratar y, de hecho, se trata eficazmente con la ayuda psicológica adecuada.

“Yo he leído que esto de la depresión es por la serotonina y que tomando pastillas que la controlan te curas”. 

Sí, todos hemos leído frases así. Y, sin embargo, no es cierto. 

Esta es la hipótesis monoaminérgica de la depresión. Sugiere que la depresión se debe a un desequilibrio en nuestro cerebro. 

Este concepto ha trascendido la esfera científica y ha llegado a la cultura popular, incluso se imparte en facultades como una verdad inquebrantable. 

Pero no.

¿La depresión es una enfermedad?

La depresión no es una enfermedad, como un cáncer. No es algo puramente médico. No se ha encontrado una causa biológica concreta para la depresión. 

En palabras de Joanna Moncrieff, psiquiatra y académica:

El enorme esfuerzo de investigación basado en la hipótesis de la serotonina no ha producido pruebas convincentes de una base bioquímica para la depresión. Esto es consistente con investigaciones sobre muchos otros marcadores biológicos. Sugerimos que es hora de reconocer que la teoría de la serotonina de la depresión no está empíricamente sustentada.

Igualmente, en esto de los problemas psicológicos siempre hay controversia, pudiéndose contemplar desde varias miras, aunque no todas ellas igual de correctas.

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify | Youtube

A nuestro parecer, la depresión es un problema psicológico, pero no una enfermedad al uso. Es una combinación de aprendizajes y comportamientos que acaban jugando en nuestra contra. Y esto no significa que sea voluntario ni deliberado, nadie tiene depresión porque quiere; ni tampoco se le está restando con esta concepción gravedad o importancia.

Veamos un ejemplo: María puede optar por quedarse en la cama para evitar la ansiedad que le provoca enfrentarse a un trabajo agotador y un jefe despótico. Este comportamiento, aunque le funciona al principio, se convierte en un problema a largo plazo y le lleva a la evitación, la apatía y la desconexión de fuentes de disfrute. O sea, a eso que entendemos por “estar depre”.

Este quedarse en la cama es sólo una conducta, pero hay más. Porque cuando hablamos de depresión, nos referimos a un patrón de conductas a las que ponemos esa etiqueta para facilitar la comunicación. En estas conductas, entre otras, se encuentran: sentirse triste, dejar de hacer cosas que antes eran agradables, no dormir bien, comer poco, sentir un vacío, no sentir nada, ser incapaz de hacer las tareas básicas de la vida (ducharse, vestirse…). Repetimos: es mucho más complejo que estar triste.

El problema es que, a menudo, el diagnóstico de depresión se basa en una lista de síntomas que se convierten en una explicación circular:

— Estoy triste, apático, no salgo de la cama, no quiero vivir…

— Usted tiene depresión.

— ¿Por qué tengo depresión?

— Porque está triste, apático, no sale de la cama, no quiere vivir…

Una chica atravesando depresión recluida en su cuarto.

Tratamiento de la depresión

¿Por qué hemos estado escuchando durante años sobre la serotonina y tomando antidepresivos cuando se supone que no son la cura para este problema?

Respuesta corta: hay intereses económicos detrás. 

Respuesta larga: es cierto que las personas con depresión muestran cambios en ciertas áreas del cerebro, pero eso no implica que sean la causa de la depresión.

¿Significa esto que se debe dejar de tomar antidepresivos? Como psicólogos, no podemos recomendar tomar o abandonar una medicación, ya que está fuera de nuestro ámbito. 

Entonces, ¿Cuál es el papel de los antidepresivos? La verdad es que su funcionamiento exacto no está claro. 

Los estudios más recientes sugieren que los antidepresivos pueden, en cierto modo, “facilitar” el cambio en la persona. Podrían servir para que, en aquellos casos más graves, gracias a la ingesta de estos fármacos, la persona pueda estar más susceptible a la exposición a determinados estímulos contextuales y del proceso de terapia que sí van forjando el cambio.

Rafael Moliner, bioquímico: Estos medicamentos funcionan a base de incrementar la plasticidad del cerebro adulto, lo que básicamente hacen es incrementar el efecto que el entorno tiene sobre el cerebro. Dar estos fármacos en sí no tiene por qué ser terapéutico, solo incrementan esa neuroplasticidad.

Así, si comienzas una terapia mientras tomas antidepresivos, los efectos de esa terapia pueden manifestarse más rápidamente en ciertos casos concretos. Por otro lado, si no tomas ninguna acción y continúas en un estado de inactividad, los antidepresivos por sí solos no hacen nada.

Si buscas ayuda…

Si estás atravesando periodos depresivos o cualquier otro problema y quieres iniciar un tratamiento psicológico, o tienes dudas sobre cómo encontrar un buen psicólogo, no dudes en consultar nuestros servicios de terapia online psicológica.

Ejercemos desde el rigor científico y siempre procurando que la consulta sea un espacio seguro donde quien acuda se sienta como en casa.

Por otro lado, si lo que te apetece es ahondar más en conceptos que repetimos tanto, como el de tratamiento psicológico, depresión, ansiedad, principios de aprendizaje, función o análisis funcional de la conducta, puedes echar un vistazo a nuestro catálogo de cursos, o suscribirte a nuestra revista digital de psicología científica, en donde lanzamos artículos semanales de forma completamente exclusiva.

¿Has pensado en alguien a quien pueda gustar este artículo?
Ayúdanos a que llegue más lejos

Artículos recomendados

¿Nos puntúas con 5 estrellas?
(Votos: 0 Media: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pedir cita

Pide cita con una de nuestras profesionales:
Información de contacto
Reserva tu cita
Y por último...