Inscríbete ahora al CURSO de PERSUASIÓN de RAMÓN NOGUERAS. Puedes cursarlo presencial u online. Ahora a precio reducido.

enGrama Psicología, Terapia Online y formación para psicólogos

¿Pueden las personas cambiar?

El cambio en las personas

Por supuesto que sí, por supuesto que las personas podemos cambiar. Es más, lo estamos haciendo constantemente. Nuestra personalidad es completamente voluble y maleable.

Entonces, si esto es así… ¿De qué depende el cambio? ¿Solo se puede cambiar si se quiere o si uno se esfuerza mucho en ello? ¿Es imprescindible la terapia psicológica para poder cambiar?

¿Qué es nuestra personalidad?

Aludiendo a la concepción expuesta por expertos en Análisis Funcional de la Conducta como María Xesús Froxán, la personalidad puede entenderse como el conjunto de conductas que emitimos de forma relativamente estable ante determinados contextos.

Es decir, somos lo que hacemos. Nuestro comportamiento nos define, y no al revés. Somos según las circunstancias que van apareciendo en nuestra vida, según los aprendizajes que hemos ido cosechando en pro de adaptarnos al mundo que nos rodea.

¿De qué depende el cambio de una persona?

No es cuestión de querer, como se suele pensar. Con solo querer no vamos a lograr cambiar lo que somos.

El cambio no es cuestión de fuerza de voluntad, sino que dependerá de que la persona aprenda conductas alternativas a las que estaba emitiendo, y estas nuevas conductas sean reforzadas, ya que solo perduran en nuestro repertorio conductual aquellas conductas que siguen obteniendo refuerzo en el presente.

El reforzamiento es uno de los principios clave a partir de los cuales se van consolidando aprendizajes, formas de funcionar en el mundo por parte de cada sujeto. Y es que lo que somos, la personalidad que vamos construyendo, no se da al azar, sino que depende de las diferentes experiencias que vamos acumulando por el camino.

La facilidad para lograr cambios de comportamiento dependerá según la persona, ya que hay multitud de variables a tener en cuenta.

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify | Youtube

Privilegios y condiciones contextuales

Los recursos y las posibilidades que existan en nuestro contexto determinarán si podemos o no podemos cambiar.

Nos guste más o menos, contar con unas condiciones socio-económicas más privilegiadas o, por ejemplo, ser parte de un colectivo que tiene más acceso a la cultura y a la alfabetización, aumentará las probabilidades de ser más flexible ante el cambio.

Poder permitirse escoger un buen psicólogo, cambiar de contexto, frecuentar nuevas actividades, conocer más personas, etc., son factores que acaban marcando la diferencia a la hora de que un cambio comportamental pueda darse.

Red social que refuerce las conductas de cambio

Cambiar no es un proceso que sólo dependa de la persona protagonista. Lo que somos depende siempre de terceros. Las conductas que exhibimos son debido a que van siendo reforzadas en los ambientes en los que nos desenvolvemos. A fin de cuentas, no debemos olvidar que estamos constantemente intentando adaptarnos al medio para sobrevivir y hacer más grata nuestra existencia.

Podemos emitir nuevas conductas, habernos convencido muchísimo de que tenemos que cambiar, pero que, cuando esto se dé, no encontremos reforzamiento y, por tanto, las nuevas conductas no tiendan a permanecer. Es por este motivo que es determinante el papel de los demás a la hora de cambiar, y que si queremos que alguien lo haga, debemos ser participantes activos del proceso de cambio.

Dos chicas en pleno cambio
“Es determinante el papel de los demás a la hora de cambiar”

Imaginemos que Rodolfo es una persona que se comporta habitualmente de una forma que podemos etiquetar como tímida. Sin embargo, Rodolfo no está conforme con su manera de ser, con cómo suele comportarse. Es como si ya por inercia, por mantener la coherencia o evitar el “qué dirán”, no quisiera comportarse de otra manera.

Pero de pronto, un día en la discoteca, Rodolfo se aventura a bailar, a moverse como nunca se ha movido. Esto no es algo que él suela hacer, por lo que provoca las miradas y el recelo de la gente. Sus amigos, pese a que están viendo que Rodolfo intenta pasárselo bien, sueltan comentarios que acaban resultando desagradables para nuestro protagonista. Así, la nueva conducta que Rodolfo ha probado a instaurar, cae en saco roto, acaba siendo castigada, en vez de reforzada, por lo que no perdurará en el futuro.

Como vemos, el cambio de Rodolfo no depende sólo de Rodolfo, sino de lo que refuerza o castiga el ambiente.

Grado de generalización de las conductas problemáticas

Todas las personas podemos cambiar. El cambio es posible independientemente de factores como la edad. No obstante, sí que es cierto que el grado de arraigo de los aprendizajes que hayan derivado en las conductas problemáticas, puede ser crucial para favorecer o entorpecer el proceso.

El grado de arraigo hace referencia al nivel de generalización de tales aprendizajes. La generalización alude a cómo los animales vamos comportándonos de manera similar ante estímulos que comparten semejanzas. Esto es tremendamente adaptativo, pues nos permite tener información ante estimulación novedosa. De lo contrario, no tendríamos suficientes años de vida como para poder aprender a comportarnos en múltiples contextos.

El que un aprendizaje se haya generalizado más o menos, sí irá directamente relacionado con factores como la edad, aunque no sean la causa de tal arraigo.

David Saavedra, ex perteneciente a grupos radicalizados, charló en diversas ocasiones, como el Psicofest Granada 2023, con Ramón Nogueras, reconocido divulgador, acerca de su proceso de cambio y cómo algunas conductas aún parecían perdurar pese a todo el trabajo que había realizado.

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify | Youtube

Rigidez en las reglas conductuales

Las reglas que elaboramos de forma propia o por influencia socio-cultural, delimitan cómo debemos comportarnos en ciertas circunstancias.

Personas que han asimilado reglas de una gran rigidez, tendrán más dificultades a la hora de cambiar, pues tenderán a irse a extremos, a premisas dicotómicas de todo o nada, donde se hace más probable abandonar a la primera de cambio el proceso.

A ser flexible también se aprende, pero probablemente si toca aprenderlo desde el otro extremo, llevará aún más tiempo todo el cambio que se busca.

Cambiar las personas
“Personas que han asimilado reglas de una gran rigidez, tendrán más dificultades a la hora de cambiar”

Amplitud del resto del repertorio comportamental

Si una persona ha acumulado un repertorio comportamental amplio a lo largo de su vida, contará, probablemente, con mayor facilidad para alcanzar un cambio. Cuando las conductas son muy limitadas, cuando se ha aprendido una manera muy constreñida de funcionar en el mundo, es más complicado ver más allá y entender que hay otras opciones detrás del muro.

¿Por qué pensamos que no todo el mundo puede cambiar?

A menudo, nos convencemos de que otras personas son así de serie y no pueden cambiar. Esto, más que de las otras personas, dice mucho de nosotros mismos.

Es un sesgo muy común y lo empleamos, básicamente, para protegernos.

Si ponemos esencia o patología en la otra persona, reducimos la amenaza, nos ponemos por encima y asumimos que nosotros, aun estando bajo las mismas circunstancias, no obraríamos igual.

Esto nos alivia y reconforta. Nos hace creer que hay malas y buenas personas, y que nosotros estamos en el bando correcto y adecuado.

Cambiar

Aunque se nos llena la boca hablando de cambio, reinserción, educación o concienciación, estamos muy acostumbrados a una sociedad guiada por el punitivismo y el señalamiento individual.

Mientras apuntamos con el dedo al sujeto, obviamos que hay una serie de dinámicas socioculturales que han llevado a que se den ciertos aprendizajes.

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify | Youtube

Como se comentaba en el debate sobre si tienen sentido las cárceles en el Psicofest Madrid 2023, donde participaron Ernesto Castro, filósofo, Bárbara Gómez, abogada, Laura Delgado, penitenciarista, y Esteve Freixa i Baqué, psicólogo docente del curso de Epistemología del Conductismo donde se ven, entre otras cuestiones, aspectos relacionadas con la libertad, la responsabilidad y el cambio; si buscamos un cambio en las personas, no basta con castigar o señalar. Es comprensible que se actúe de esa manera, pero no sirve más que para hacer una especie de venganza o justicia personal.

El cambio pasa por ampliar el repertorio comportamental, por enseñar estrategias alternativas lo suficientemente reforzantes para que se mantengan a largo plazo.

Suscríbete a nuestro podcast en Spotify | Youtube

Si buscas un cambio…

No dudes en contar con nuestros servicios de terapia online psicológica, si es que lo necesitas para lograr ese cambio en tu vida. Podemos ayudarte en todo ese arduo proceso.

Ejercemos desde el rigor científico y siempre procurando que la consulta sea un espacio seguro donde quien acuda se sienta como en casa.

Además, si tienes cualquier duda, puedes consultarnos sin compromiso alguno. Te escucharemos encantados.

Por otro lado, si lo que te apetece es ahondar más en conceptos que repetimos tanto, como el de función, personalidad, aprendizaje, contexto, libertad o análisis de conducta, puedes echar un vistazo a nuestro catálogo de cursos, o suscribirte a nuestra revista digital de psicología científica, en donde lanzamos artículos semanales de forma completamente exclusiva.

Artículos recomendados

Picture of Marcos de Andrés Ortega

Marcos de Andrés Ortega

Dedicado a la coordinación del proyecto de enGrama, a la creación de contenido divulgativo y formativo, y a todos aquellos aspectos que impliquen atención al cliente, comunicación y redes sociales.Estudié trabajo social y psicología, para acabar por especializarme en el enfoque del análisis funcional de la conducta, el cual se ha convertido en un prisma desde el que concebir mi realidad. Más sobre Marcos de Andrés
¿Nos puntúas con 5 estrellas?
(Votos: 10 Media: 5)

4 comentarios

  1. Un tema que nunca deja de tener relevancia. Siempre “cambiamos” ya que no hay nada fijo. El cambio es lo único constante. Pero cuando hablamos de cambio de comportamiento el tema es más complejo. Hablamos de tendencias comportamentales en ciertas circunstancias. Todos podemos cambiar (en mayor o menor medida), otra cosa es que tengamos los elementos (y sepamos usarlos) y el tiempo para poder realizar ese cambio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pedir cita

Pide cita con una de nuestras profesionales:
Información de contacto
Reserva tu cita
Y por último...